Una lectura para celebrar el 8 de marzo: Enseñar a transgredir de Bell Hooks.

LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD. BELL HOOKS

Tal vez haya pocas autoras más apropiadas para la celebración del día internacional de la mujer. Profesora, escritora y activista social feminista, busca en cada uno de sus escritos la ruptura y el desmantelamiento de los sistemas de opresión y dominación de clase, sea por género, clase social o raza. Para Bell Hooks el feminismo es «la idea radical de que las mujeres somos personas».

En lo que nos atañe como centro educativo, según la autora, la educación no puede vivirse como una imposición, sino como un ejercicio del pensamiento crítico. Para ello es necesaria la capacidad de disentir y contrastar, pero reconociendo que no todas las opiniones son iguales ni están igual de fundamentadas. Nos invita a vencer el miedo al “placer” y la “alegría” en el aula, lo que no niega la realidad de que el aprendizaje pueda ser doloroso. Así mismo nos invita a superar ese miedo a perder el control que nos lleva a recurrir a prácticas educativas donde el poder se utiliza de forma destructiva. 

¿Tenemos las destrezas necesarias para moderar un diálogo? ¿Para sacar algo positivo de una opinión? Será entonces cuando estemos preparados para una educación como práctica de la libertad. Eso sí, la premisa de la misma será que todas las personas que están en el aula sepan actuar con responsabilidad. Si destruimos este binomio libertad-responsabilidad se volverá complejo el acto de enseñar a transgredir, cuestionar y utilizar el aprendizaje realizado para una transformación social. No olvidemos que “educamos para la acción”.

Comparte:

Ven a visitarnos

Rellena los datos siguientes y nos pondremos en contacto contigo.